¿Colapsará el mercado de la vivienda en 2021?

¿Colapsará el mercado de la vivienda en 2021?

La respuesta corta es NO.

Debido a la situación mundial causada por el Covid es una pregunta que cualquier comprador – vendedor se plantea de cara a 2021.

Hay una serie de factores que componen el mercado inmobiliario a corto plazo. Se habla en España de colapso en el sector a causa de la pandemia, pero hay matices muy importantes a tener en cuenta para darnos cuenta de que una interpretación tan brusca es demasiado surrealista.

En primer lugar EL MERCADO INMOBILIARIO sigue siendo un MERCADO ACTIVO a pesar de la situación que estamos viviendo.

Cierto es que ha sufrido una desaceleración durante los últimos meses, pero no es ni mucho menos uno de los sectores más afectados. La vida continua, a pesar de esta pandemia a nivel mundial. La vivienda tanto en propiedad como en alquiler es y será una prioridad para todos.

Datos objetivos para 2021


Tasa de desempleo en crecimiento

Aumento del gasto personal y público lo que implica mayor endeudamiento de las familias. La subida de los precios en general se ve descompensada por los salarios y la capacidad de pago, pero aun asi la vivienda es una necesidad ya sea en propiedad o en alquiler.

Endurecimiento de las condiciones para acceder a un préstamo hipotecario. Los estándares estrictos que marcan los bancos actualmente minimizan el riesgo de apalancamiento que sufrimos en la crisis anterior. Por otro lado este dato indica que un alto porcentaje de la población seguirá viviendo de alquiler hasta que se relajen un poco los estándares de las hipotecas.

Aumenta el impago de los préstamos pero al mismo tiempo aumenta la indulgencia por parte de los bancos u negociaciones asi como la búsqueda de una solución razonable para no recurrir al embargo. (Panorama muy distinto a los años anteriores) Este dato refleja que tampoco está aumentando la oferta proveniente de las entidades bancarias.

Cada vez más personas se plantean mudarse a la periferia y alejarse de la ciudad, cosa que refuerza la demanda del tipo de vivienda que no hay en la ciudad.

Trabajo remoto. Crece el número de trabajadores remotos lo que implica el uso y crecimiento del valor de la vivienda.


Son datos que por decirlo de alguna manera no conllevan ni a una burbuja inmobiliaria ni a una recesión a largo plazo. Solo a un periodo con muchos cambios y con una desaceleración que muchos prefieren llamar «colapso», «caída», etc.

Según el tipo de vivienda asi como su ubicación la demanda puede sobrepasar la oferta existente lo que implica una resistencia en cuanto al precio se refiere. Hablamos del mercado nacional pero como siempre con matices ya que según zona este factor varía y se nos da el caso contrario.

Por ello es ilógico que se hable en términos generales cuando se presagia una caída en picado de las operaciones inmobiliarias.

Pongamos como ejemplo los locales comerciales y oficinas. Es cierto que este tipo de activo sufrirá mucho más que la vivienda u otro tipo de propiedad. Por cambios como la implementación continua del teletrabajo, los cierres perimetrales y medidas estrictas de seguridad muchos locales quedarán vacíos. El hecho de reemplazar el sitio de trabajo para muchas actividades ( actividades que se han adaptado a un espacio en la vivienda) la demanda se dirige hacia un determinado tipo de vivienda.

El trabajo remoto por ejemplo enfatiza aún más la demanda de vivienda espaciosa.

Muchos prefieren esperar a que «el precio de la vivienda caiga en picado» y comprar barato, pero puede que eso no ocurra. Cualquier persona que esté buscando vivienda activamente estos últimos meses habrá observado una oferta bastante limitada en el mercado. Eso no es ningún indicativo de que los precios bajen de golpe, sino todo lo contrario. Los precios se mantendrán, al margen de cada caso en particular.

Mercado de la vivienda en 2021

DDH

Divorcios, Deuda y Herencias son los tres posibles escenarios en los que se piensa que se puede adquirir una propiedad a un precio por debajo de mercado. Pero no siempre es asi. Tampoco está aumentando la oferta por estas razones. Cualquiera de las tres puede implicar la compra de una propiedad a buen precio, pero también puede resultar en una operación compleja. Existen casos en particular que por otras circunstancias necesitan vender rápido, pero siempre los ha habido.

No hay una mayor oferta en el mercado, por tanto la variación entre tipología de activos inmobiliarios es demasiado grande como para meterlos todos en el mismo saco.

Mercado para COMPRADORES vs Mercado para VENDEDORES

¿Sabes en qué mercado te mueves? Si analizas la zona donde buscas, sabrás en cual de los dos estas.

Un mercado donde el Comprador puede tener «ventaja» es aquel en el que hay mucha oferta y poca demanda. Eso pasa con aquellas zonas que ofertan muchos inmuebles similares, hay donde elegir y por tanto el precio se puede negociar con más facilidad.

En cambio el mercado donde el VENDEDOR es más fuerte es aquel en el que hay poca oferta de propiedades, entonces el propietario es el que tiene más ventaja.

Como todo en la vida, aquí también existen excepciones.

A medida que avanza la tecnología, junto con los cambios que estamos sufriendo en el último año, pues veremos seguramente algunos cambios en el sector inmobiliario los próximos años.


Si en tu situación particular se dan las condiciones para vender o comprar debes tener en cuenta la realidad de tu mercado en estos momentos.

WhatsApp Pregunta directamente